Imágenes satelitales revelaron que el despliegue militar ruso en la frontera con Ucrania es mayor al que se creía

Las fotos muestran que el Kremlin tiene múltiples opciones para emprender rápidas acciones en la región. Frente a la escalada, el gobierno estadounidense evalúa cómo proporcionar ayuda a Kiev


El despliegue ruso en Crimea y en la frontera con Ucrania, escenario desde hace varias semanas de una escalada de tensión entre los dos países, es mayor al que se creía anteriormente y podría indicar una ofensiva inminente, según revelaron este martes unas nuevas fotos satelitales.


Las imágenes fueron tomadas entre el 27 de marzo y el 16 de abril por Maxar Technologies, una empresa comercial que proporciona imágenes satelitales a los Estados Unidos y otros gobiernos occidentales. Dan Jablonsky, el director ejecutivo de la compañía, dijo que estaba haciendo públicas las fotos sin clasificar debido a un compromiso con la transparencia, pero que el gobierno de Estados Unidos no le había pedido que lo hiciera.


“Creo que elimina parte de la incertidumbre y las dudas sobre lo que realmente está sucediendo en una región bastante crítica del mundo”, dijo Jablonsky.


Las fotos, difundidas por The Wall Street Journal, muestran cazas Su-30 alineados en una pista de aterrizaje en una base aérea en Crimea, península ucraniana anexionada ilegalmente por Rusia en 2014, y a bases cerca de la frontera de Ucrania. Las aeronaves, que se muestra en una foto satelital del 16 de abril, no habían estado allí a fines de marzo.


Otras fotos muestran que un escuadrón de aviones Su-25 “Frogfoot” de ataque a tierra y un par de aviones de guerra electrónica que fueron observados a mediados de abril en una base aérea en Astrakhan, Rusia, partieron hacia otro aeródromo por 16 de abril. El domingo, la agencia de noticias rusa TASS dijo que los Su-25 habían llegado a Crimea.


La Flota del Mar Negro rusa confirmó este martes que en total fueron trasladados a Crimea 50 aviones, que participaron en unos ejercicios militares que se realizaron este martes.


Otras unidades rusas en la península de Crimea incluyen tropas aerotransportadas, rifles motorizados y unidades blindadas, helicópteros de ataque, generadores de humo, drones de reconocimiento, equipos de interferencia y un hospital militar, según muestran las fotos.


Esas fuerzas y los aviones Su-34, Su-30, Su-27, Su-25 y Su-24 desplegados en otras partes de la región, que también se muestran en las fotos, han fortalecido la influencia política de Moscú para coaccionar a Ucrania, según escribe el diario estadounidense.


Ucrania ha acusado a Rusia de provocar una escalada de tensión en la zona, en particular en el Donbass, al incrementar peligrosamente en las últimas semanas su presencia militar en la frontera entre ambos países.


Kiev calcula que hay unos 80.000 soldados rusos en la frontera con Ucrania y en Crimea, el doble que hace un mes. De acuerdo al jefe de política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, el número asciende a más de 100.000, lo cual lo haría el mayor despliegue ruso desde la anexión de Crimea en 2014.


Occidente ha pedido a Rusia que repliegue esas fuerzas de la frontera con Ucrania ante el temor de que la escalada desemboque en un conflicto abierto en el Donbass.


Según Philip Breedlove, un general retirado consultado por el WSJ, las fotos satelitales indican que las unidades rusas no estaban preparadas para atacar de inmediato, aunque muestran que Moscú tiene múltiples opciones para emprender acciones militares.


El director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), William Burns, la semana pasada también señaló en una audiencia ante el Congreso que los despliegues rusos podrían tener la intención de intimidar al gobierno ucraniano y enviar un mensaje a la administración Biden.


“Esto no es una demostración. Es una preparación para una gran ofensiva“, dijo por su parte al diario estadounidense Phillip Karber, presidente de la Fundación Potomac, un grupo de expertos de Estados Unidos, que ha viajado extensamente al frente militar en Ucrania. “No estoy prediciendo un ataque, pero dentro de dos semanas será una opción a discreción de los rusos”.


Por eso, el gobierno estadounidense estaría preparando opciones para proporcionar ayuda militar a Ucrania en caso de un ataque ruso, que incluirían sistemas antitanque, antibuque y antiaéreo, según dijo una persona familiarizada con el tema al WSJ. La administración de Biden también estaría considerando más sanciones económicas contra Rusia, tras las que impuso la semana pasada.


Maniobras navales de envergadura en el mar Negro


Las fotos se conocen el mismo día en que más de veinte buques de guerra y medio centenar de aviones rusos participaron en maniobras navales en el mar Negro.


Según un comunicado difundido por la Flota del Mar Negro, en los ejercicios participaron cazas Su-25SM3 y las fuerzas del sistema de defensa antiaérea del Distrito Militar Sur.


Los buques y aviones participantes en los ejercicios realizaron prácticas “para repeler un ataque del enemigo virtual por medio de interferencias radioelectrónicas activas”.


Según informaciones oficiales, Rusia limitó entre el 20 y 24 de abril los vuelos sobre parte de Crimea y el mar Negro y declaró esta zona “peligrosa para la navegación aérea”.


Además, Moscú anunció que limitará del 24 de abril hasta el 31 de octubre la navegación de buques de guerra extranjeros en aguas territoriales rusas del mar Negro.


El Ministerio de Exteriores especificó que esta medida solo atañe a los buques de guerra y no afectará para nada a la marina mercante que atraviese el estrecho de Kerch.


El viceministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov, señaló que este tipo de limitaciones en zonas donde se llevan a cabo maniobras navales “es una práctica internacional común”.


“Nos atenemos de un modo muy estricto a los acuerdos multilaterales y a cualquier otro acuerdo suscrito por Rusia”, aseveró.


La OTAN consideró el pasado viernes “injustificada” la intención de Rusia de cerrar varios sectores del Mar Negro para llevar a cabo maniobras militares, que considera como parte “de un patrón más amplio de un comportamiento desestabilizador” en la región.

No hay comentarios: