Destructores de Estados Unidos en el mar Negro: ¿demostración de poder o una actitud desafiante?

 

Destructores de Estados Unidos en el mar Negro

La flota rusa realizó un simulacro de combate naval en el mar Negro, donde permanecen dos destructores de Estados Unidos. Un experto afirma que la presencia militar estadounidense cerca de las fronteras rusas y especialmente donde se llevan a cabo ejercicios navales es completamente desafiante y crea un alto grado de nerviosismo.



«Está claro que los estadounidenses están aumentando su presencia militar en los mares que se encuentran a lo largo de la costa de la Federación de Rusia. Esto está sucediendo en el norte y sureste. Es un claro intento de mostrar no solo su presencia, sino su actividad militar», señaló Alexéi Podberezkin, director del Centro de Estudios Político-Militares de la Universidad Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú.



El destructor USS Porter, de la clase Arleigh Burke, entró el 28 de enero por la noche en el mar Negro y se unió a otro buque de la misma clase, el USS Donald Cook, desplegado en la zona varios días antes, en el marco de lo que Estados Unidos califica como «operaciones de seguridad marítima» en apoyo a socios y aliados de la OTAN.


Podberezkin considera que esta conducta de los buques de guerra de las fuerzas navales de Estados Unidos «va más allá de los límites de la libertad de navegación y se inclina en la dirección de acciones desafiantes». Para el historiador, las acciones de los estadounidenses se vuelven especialmente provocativas durante los ejercicios navales rusos.


«De acuerdo con las normas del derecho internacional, una parte del área de agua se cierra durante los ejercicios. Y tan pronto como la cerramos, los barcos estadounidenses suelen entrar precisamente allí y se quedan por algún tiempo, provocando una reacción natural de las fuerzas navales rusas», destaca Podberezkin.


Según el experto, estas acciones de la Armada de Estados Unidos pone en estado de alerta a las fuerzas aéreas, costeras y las de la defensa aérea rusas: «es decir, las acciones de los estadounidenses crean un alto grado de nerviosismo y provocan conflictos».


Podberezkin afirma que este nerviosismo se debe a que los destructores que aparecen cerca de las costas rusas están equipados con unos 90 misiles de crucero con un alcance de unos 3.000 kilómetros. «Pueden cubrir todo el territorio europeo de la Federación de Rusia, incluido el centro de mando, los centros políticos de comunicación que se encuentran en Moscú», específica.


«Es decir, la presencia militar estadounidense en el mar Negro es una provocación. Los estadounidenses saben muy bien que tenemos un concepto de obstaculizar la presencia en determinados territorios cerca de nuestras fronteras. Con sus actividades prácticas [los estadounidenses] pretenden ‘refutar’ este concepto», concluye Podberezkin.


Fuente: sputnik

No hay comentarios: