La estrategia que convirtió a Israel en líder mundial de la vacunación

 

En algo menos de tres semanas ha vacunado algo más del 18 por ciento de su población.

Israel está acostumbrado a lidiar con situaciones de emergencia y amenazas a su población, pero enfrentarse a un enemigo invisible como el coronavirus, ha sido un desafío especial.


Desde el comienzo de la pandemia estuvo claro que, por mejores decisiones que tomara el gobierno para manejarla -muchas de ellas muy discutidas y seriamente criticadas-, la solución vendría únicamente al llegar la vacuna.


El propio Israel está desarrollando la suya en el Instituto de Investigación Biológica de Nes Tziona, y esta se halla ya en la última etapa de las pruebas clínicas. Pero no se esperó al fin del proceso, sino que se firmó con diversas compañías cuyas vacunas ya fueron aprobadas, para poder comenzar la campaña nacional de vacunación.


Israel es el país líder en el mundo en la vacunación contra el coronavirus. Va a la cabeza del mundo, habiendo alcanzado en algo menos de tres semanas- hasta el viernes pasado- a 1.700.000 ciudadanos, algo más del 18 por ciento de su población. Y probablemente uno de los datos más importantes sea que por lo menos el 70 por ciento de los ciudadanos mayores de 60 años ya han sido inoculados.



Y a partir de la próxima semana, cuando comiencen a llegar los envíos de Pfizer adelantados (que estaba programados para febrero) , la intención es pasar de 150.000 a 200.000 vacunados por día.


Si todo funciona como hasta ahora con la campaña nacional de vacunación, si las mutaciones no neutralizan las vacunas y no hay sorpresas hoy impredecibles, Israel será el primer país del mundo en salir de la pandemia.


Esto se debe tanto a los grandes recursos que el Estado dedicó a la adquisición de las vacunas, como al gran despliegue del sistema de salud pública sobre cuyos hombros se depositó la responsabilidad de inocular a la población.


La profesora (emérita) de Medicina Social Rosa Goffin, especialista en Salud Pública, hoy retirada tras 30 años de trabajo en la Escuela de Salud Pública y Medicina Comunitaria de Hadassah y la Universidad Hebrea de Jerusalén, explicó que el éxito del operativo israelí de vacunación nacional se debe, entre otras cosas, a las fortalezas de fondo del sistema de salud pública israelí, a través del cual se llega a la población para vacunarla.


“En Israel el servicio de salud es de cobertura universal para todos los ciudadanos desde el año 1995. Este servicio está basado en la existencia de cuatro organizaciones prestadoras de servicios de salud (Kupot Holim) cuyos orígenes se remontan hasta antes de la creación del Estado de Israel”, explica. “Cada una de estas organizaciones tiene clínicas en la comunidad, las cuales prestan servicios de alta calidad, y están distribuidas en todo el país, lo cual facilita el acceso de la población no solo en zonas urbanas sino también rurales.

Todas las Kupot tienen el sistema de información digitalizada”, agrega.


Para que el emprendimiento funcione bien deben combinarse tanto la llegada de las vacunas como el sistema de inoculación. Y Goffin lo resume así: “Las vacunas fueron procuradas por el Gobierno con tiempo, y la logística fue establecida para distribuirlas a centros de vacunación en esas clínicas, las cuales trabajan con horarios extendidos durante el día, y de acuerdo a citas que se pueden obtener por teléfono o a través de la internet”.


Por su parte, el doctor Jaime Goffin, especialista en Salud Pública y Salud Comunitaria, también de Hadassah y la Universidad Hebrea, señala que “se han establecido prioridades para el orden de vacunación, que se dan sin costo, considerando primero los trabajadores de la salud, luego personas de más de 60 años, personas con enfermedades crónicas, y luego otros grupos. Esto ha sido en general respetado por la población”. En su opinión, también es relevante mencionar que “Israel tiene experiencia en situaciones de emergencia y de preparación para esas ocasiones, lo que ha forjado la solidaridad de la población”.


Aún en medio de las fuertes polémicas en la opinión pública israelí sobre la forma en que fue manejada la pandemia, y las consideraciones políticas que afectaron la toma de decisiones, el logro de la vacunación es indiscutible. Y quienes alegan que el esfuerzo del primer ministro Benjamin Netanyahu en este sentido está relacionado al hecho que Israel va a las urnas el 23 de marzo, no pueden negar que aún si esto le ayuda en las elecciones, ayuda ante todo al país.



Este jueves el primer ministro se dirigió a la nación y anunció categóricamente que Israel será el primer país del mundo en salir de la pandemia. Reveló que llegó a un acuerdo especial con Pfizer para la entrega adelantada de grandes cantidades de vacunas, de modo que hasta fin de marzo o antes, se haya vacunado a todos aquellos ciudadanos mayores de 16 años que lo deseen.


No hay comentarios: