Biden sorprende al detener la venta de armas a Arabia Saudí y Emiratos

Un caza F-35, del tipo que EE.UU. había vendido a Emiratos Árabes Unidos bajo la Administración Trump - AFP


Una de las primeras decisiones diplomáticas del nuevo Gobierno de Estados Unidos ha sido suspender la venta de armas a Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí, autorizada por la anterior Administración, la de Donald Trump. 


Antes de que este se fuera de la Casa Blanca, los demócratas en el Capitolio le criticaron duramente por la autorización diplomática de esas ventas, junto a otros envíos a países no democráticos y responsables de violaciones de los derechos humanos como son Egipto y Filipinas.


En concreto, el departamento de Estado ordenó suspender temporalmente la venta de cazas F-35 a Emiratos Árabes Unidos y misiles guiados de precisión a Arabia Saudí. Según un comunicado de la diplomacia norteamericana, esa suspensión es «rutinaria» y obedece simplemente a la necesidad de respetar los principios de «transparencia y buena gobernanza».


El nuevo secretario de Estado, Antony Blinken, dijo a la prensa en su primer día en el cargo, el miércoles, que en general la Administración Biden tiene la intención de respetar esos acuerdos. Pero añadió: «también estamos tratando de averiguar qué promesas se hicieron para alcanzar esos acuerdos».


El 19 de enero de este año, un día antes de la toma de posesión de Joe Biden, el Gobierno saliente firmó permisos para la venta de armamento por valor de 23.000 millones de dólares (19.000 millones de euros) a Emiratos Árabes, incluida la remesa de 50 cazas F-35. Ese acuerdo se cerró de modo informal en verano de 2020, cuando Emiratos aceptó establecer relaciones diplomáticas con Israel, parte clave de los esfuerzos para unificar la región contra Irán.


Aunque la venta de armamento fabricado en EE.UU. a Emiratos Árabes es mucho más cuantiosa, el acuerdo con Arabia Saudí ha sido mucho más polémico, porque supone el envío de 500 millones de dólares de materiales necesarios para ensamblar bombas de precisión láser. Estas bombas tienen en su cabeza un dispositivo electrónico que identifica y dirige el explosivo a los blancos que han sido marcados por un láser.


Coalición contra Irán

Tanto Arabia Saudí como Emiratos Árabes son socios en una coalición que se enfrenta a Irán por el control de Yemen, nación sumida en una dura guerra civil. Ambos países árabes han empleado armamento comprado en el pasado a EE.UU. para bombardeos en zonas controladas por los rebeldes hutíes, a los que apoya Irán. En esos bombardeos ha habido numerosas bajas civiles.


Trump decidió dar un giro a la política exterior con respecto al golfo Pérsico y sacó a EE.UU. del acuerdo nuclear con Irán. Esta era una vieja petición de Israel, cuyo Gobierno fue un estrechísimo aliado de Trump. Así, el estado judío firmó después la paz con varios países árabes, incluidos Emiratos Árabes, Bahrein, Sudán y, más recientemente, Marruecos.


La notificación de la venta de armas se envió al Congreso a fines de diciembre, dando a los legisladores 30 días para aprobar una resolución de censura. La fecha límite era el 21 de enero, pero antes dos intentos fracasaron en el Senado, que controlaban hasta entonces los republicanos.

No hay comentarios: