Elefantes hambrientos buscan comida en un vertedero de Sri Lanka


Se está cavando una zanja alrededor de un vertedero de basura en Sri Lanka para disuadir a los elefantes de buscar comida entre montones de desechos plásticos. Los elefantes acuden regularmente en enjambres al vertedero cerca de un santuario de vida silvestre en la ciudad oriental de Ampara. 

 unto con los restos de comida, consumen plástico, que los mata lentamente, dicen los funcionarios. Las imágenes de los elefantes escarbando entre los desechos en Ampara han conmocionado a los ecologistas. «Los elefantes salvajes que se comen la basura mueren». Las imágenes del dron capturan una manada de elefantes hambrientos en Sri Lanka, buscando comida en un vertedero El plástico de los vertederos es un conocido asesino de elefantes salvajes, que se estima que son unos 7.500 en Sri Lanka. 


 El vertedero de Ampara fue creado hace una década cerca de una zona de vida silvestre protegida que es el hogar de unos 300 elefantes. El gobierno de Sri Lanka ha tratado de proteger a los elefantes y a otros animales salvajes al prohibir la importación de la mayoría de los productos de plástico.


 En Ampara, se instalaron vallas eléctricas alrededor del vertedero para mantener a los elefantes a raya. Pero las vallas no funcionaron, lo que llevó al gobierno a cavar un foso alrededor del vertedero. A pesar de esto, los lugareños dicen que son escépticos del plan del gobierno para lidiar con los elefantes. «No hay un plan o un sistema adecuado para esto», dijo P H Kumara, miembro de un colectivo agrícola local, a la agencia de noticias Reuters. 


 Un número récord de elefantes – 361 – murieron en Sri Lanka durante el año 2019, según los grupos ecologistas. Fue el número más alto de muertes de elefantes que se ha reportado desde que Sri Lanka se independizó en 1948, dijeron los conservacionistas. La mayoría fueron asesinados por personas. 


 Matar elefantes es ilegal en Sri Lanka. Los animales son venerados, pero algunos granjeros los ven como plagas. En busca de alimento, a menudo entran en conflicto con las comunidades rurales, como las de Ampara. «Los elefantes salvajes que llegan al vertedero andan por aquí día y noche», dijo el Sr. Kumara.


 «Luego van a las aldeas vecinas y dañan a los aldeanos, sus propiedades y tierras agrícolas. «El resultado final es que el conflicto entre humanos y elefantes empeora y perdemos elefantes que son un bien nacional.»

No hay comentarios: