Un 'Ciclón Bomba' como no se había visto en los últimos 15 años comienza a azotar al norte de California.


Se espera que más de 55 millones de personas vuelen o conduzcan fuera de la ciudad durante una de las semanas de viaje más concurridas del año. Pero es muy posible que muchas tengan que interrumpir o modificar sus planes.



Los pronósticos anticipan que los efectos del 'ciclón bomba' se extiendan desde el martes por la noche hasta el Día de Acción de Gracias, complicando las condiciones en las carreteras de la región que se espera estén abarrotadas debido a los viajes de 'Thanksgiving'.


Imágenes satelitales del Servicio Meteorológico Nacional muestran el ojo ciclónico de la tormenta avanzando en las aguas del Océano Pacífico y creciendo conforme se acerca a las costas del norte de California. A este desarrollo acelerado del sistema de baja presión se le conoce como ciclogénesis.


La tormenta invernal que comenzó a azotar el norte de California la noche del lunes, cobró una fuerza sin precedentes que la convirtió en un ‘ciclón bomba’, un fenómeno invernal que no se había visto en la región en los últimos 15 años.

Datos del Servicio Meteorológico Nacional revelan que el fenómeno trae consigo vientos sostenidos de 85 millas por hora, acompañados de ráfagas de hasta 106 mph. La acumulación de nieve en las zonas montañosas de la Sierra Nevada de California podrían superar los 2 pies.

Las fuertes ráfagas se sentirán con mayor intensidad en las regiones elevadas del norte de la Bahía, las colinas del este de la Bahía, Monte Diablo, las montañas de Santa Lucía y las colinas de los condados de Monterey, San Benito, Sonoma, Marin, San Francisco y San Mateo.



Otros de los impactos que trae consigo el histórico 'ciclón bomba' es la baja de temperaturas en la región: el NWS pronostica que para la noche de Acción de Gracias en Santa Rosa el mercurio baje hasta los 25°F, en San José a 32°F y en Napa a 31°F.


La posibilidad de nevadas está latente desde este miércoles en las zonas con hasta 3,000 pies de altura en el Área de la Bahía, mientras que para el Día de Acción de Gracias ese parámetro bajará hasta los 2,000 pies. El NWS advierte que las zonas de Lake Tahoe y la Sierra Nevada podrían registrar una acumulación de nieve de entre 2 y 3 pies.




Los llamadon 'ciclones bomba' son fenómenos que se producen cuando una tormenta se intensifica rápidamente, es decir, si su presión superficial mínima cae a por lo menos 24 milibares en un periodo de 24 horas o menos, lo que suele reflejarse en una tormenta severa con vientos huracanados.


Comments System WIDGET PACK