Irán, Rusia y Turquía cierran filas y afirman su presencia en Siria es legal


Irán, Rusia y Turquía cerraron hoy filas en apoyo de la negociación para una nueva Constitución en Siria que se abre mañana en Ginebra y defendieron que la presencia militar que los tres mantienen en este país es legítima, aunque por razones distintas.

'Mañana empieza un proceso muy difícil, que plantea grandes desafíos, que debe ser dirigido por los propios sirios y no ser visto como de inspiración extrajera', dijo el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Javad Zarif, en la víspera de que el Gobierno sirio y la oposición se sienten por primera vez cara a cara tras ocho años de guerra.


Zarif coincidió en Ginebra con sus homólogos de Rusia, Sergei Lavrov, y de Turquía, Mevlüt Çavusoglu, que se reunieron con el enviado especial de la ONU para Ginebra, Geir Pedersen, cuyo rol será el de facilitador del diálogo en el Comité Constitucional para Siria, que cumplirá las funciones de una asamblea constituyente.

Ese órgano, constituido por 150 miembros (50 del gobierno, 50 de la oposición y 50 de la sociedad civil) inaugura sus trabajos este miércoles, lo que constituye el mayor logro de los esfuerzos diplomáticos de la ONU para una solución política al conflicto sirio.

'Ha sido difícil llegar a este momento. Tenemos la convicción de que es un gran triunfo, un triunfo del pueblo sirio, del gobierno y de la oposición', dijo Lavrov en una conferencia de prensa en la que compartió tribuna con los ministros iraní y turco.

Çavusoglu, por su parte, rechazó las críticas de que la ofensiva militar que lanzó sobre el noreste de Siria contra milicias kurdas que considera terroristas puede perjudicar las perspectivas de una nueva Constitución: 'Por el contrario, se refuerza la perspectiva de este proceso político'.



Los tres ministros defendieron que los debates de la nueva Constitución deberán enmarcarse en el principio de la unidad e integridad territorial de Siria, a pesar de que sus respectivos países mantienen presencia militar en el país con distintas justificaciones y objetivos.

Al respecto, Irán defendió que el territorio sirio 'debe ser controlado por las fuerzas nacionales, que deben ser las responsables de garantizar la seguridad. Ninguna amenaza debe emanar del propio suelo sirio', recalcó Zarif.

'Irán y Rusia estamos allí por invitación del gobierno y nos quedaremos tanto como Siria lo desee', prosiguió el ministro.

Lavrov a su turno criticó la 'arrogancia' de Estados Unidos y recalcó que la presencia que ha decidido mantener en Siria -destinada exclusivamente a controlar los yacimientos petrolíferos del norte de Siria- es ilegal y que en ningún caso puede ser comparada con la que tiene Rusia.



El ministro turco justificó de manera distinta su presencia armada en el vecino país, asegurando que cuando Siria sea capaz de eliminar el terrorismo de su territorio entonces no hará más falta que se quede allí.

En un evento por separado con la prensa, el secretario adjunto para Asuntos de Levante y enviado especial para Siria de EEUU, Joel Rayburn, manifestó el apoyo de su país al Comité Constitucional y pidió a sus miembros 'ponerse al servicio de la gente en primer lugar'.

'Ninguna fuerza militar puede traer estabilidad o derrotar al terrorismo', recalcó. EFE





Comments System WIDGET PACK