Chile decreta el estado de emergencia por las revueltas contra el precio del metro


El presidente Sebastián Piñera informó de la medida que aplicará en Santiago y puso a un militar al frente de la seguridad debido a graves incendios y saqueos.



"He decretado estado de emergencia (...) y para estos efectos he designado al general de división Javier Iturriaga del Campo como jefe de la Defensa Nacional de acuerdo a lo establecido en nuestra legislación", afirmó el mandatario, en un mensaje en el Palacio de Gobierno.

El caos se apoderó este viernes de la capital chilena tras enfrentamientos, incendios y ataques al ferrocarril metropolitano, en protesta por el alza de tarifas que obligaron a cerrar todas las estaciones de Metro.

Los incidentes arrancaron en la mañana y se multiplicaron al caer la noche. El edificio de la compañía eléctrica ENEL, una sucursal del Banco Chile, ambos en el centro, y varias estaciones del Metro de Santiago fueron incendiadas, mientras en distintos puntos de la ciudad se mantenían los enfrentamientos entre manifestantes y la Policía.


El edificio corporativo de ENEL comenzó a arder por las escaleras de seguridad y las llamas alcanzaron a llegar a varios pisos superiores. Al cabo de una hora, Bomberos informó que el incendio se había controlado.


La compañía -cuestionada por el alza en las tarifas de electricidad y una fallida política de actualización de medidores- informó que, cerca de las 10:00 p.m. hora local, "un grupo de desconocidos atacó las dependencias del edificio", pero que logró evacuar a sus trabajadores, quienes resultaron ilesos.


Mientras que en los alrededores de la estructura un supermercado fue saqueado, según mostraron imágenes de la televisión local. Varias estaciones del ferrocarril metropolitano también fueron atacadas con bombas incendiarias.


Paralización del Metro Tras un llamado a "evasiones masivas" en el pago del pasaje del Metro, en rechazo al aumento de 800 a 830 pesos en su valor en hora pico, durante toda la jornada se dieron los ataques a distintas estaciones del ferrocarril metropolitano, eje del trasporte público de la capital chilena, al movilizar a tres millones de pasajeros por día.

Al final de la tarde, cuando los ataques se replicaban en casi todas las estaciones, la empresa estatal anunció el cierre de todas las paradas debido a que los disturbios y destrozos impedían la seguridad de pasajeros y trabajadores.

La ministra de Transporte, Gloria Hutt, dijo que el servicio se irá recuperando gradualmente a lo largo de la semana próxima. Por lo anterior, miles de pasajeros debieron salir hasta la superficie para intentar subirse a un autobús o taxi.


En varios puntos de la ciudad, manifestantes levantaron barricadas y se enfrentaron con la Policía. En la céntrica Plaza Italia y el frontis palacio de Gobierno, encapuchados se enfrentaron con piedras y palos a los efectivos de las Fuerzas Especiales, que repelieron los ataques con chorros de agua y gas, en una verdadera batalla campal no vista desde hace tiempo en la capital chilena.


Comments System WIDGET PACK