Al menos once muertos, entre ellos un viceministro, en ataque yihadista en Somalia

El ataque fue reivindicado por el grupo islamista Shebab, afiliado a Al Qaida, que lleva a cabo una insurrección armada en Somalia.


Este nuevo ataque demuestra la capacidad de los yihadistas de golpear en la capital somalí, a pesar del apoyo que recibe el gobierno de fuerzas extranjeras desde hace años.

El ataque comenzó con dos explosiones cerca de los ministerios de Obras Públicas y de Trabajo, situados en una gran avenida de Mogadiscio, indicó la policía.

Luego cuatro hombres armados irrumpieron en los edificios, añadió.

"Vi cadáveres de cuatro personas, uno de ellos con uniforme de policía", dijo a la AFP un testigo, Abdulahi Mohamed. Once personas resultaron heridas, añadió Abdukadir Abdirahman Adan, director del servicio de ambulancias.

El viceministro Saqar Ibrahim Abdala murió en el ataque, explicó el senador Ilyas Ali Hasan.

Todos los asaltantes murieron en la operación policial para desalojarlos.

Los ataques combinados, en los que primero se hacen estallar explosivos y luego hombres armados asaltan el sitio del atentado, se han vuelto una especialidad de los shebab.

El grupo surgió en el centro y el sur de Somalia, y en 2010 anunció su fidelidad a Al Qaida. Se calcula que cuenta con entre 5.000 y 9.000 hombres.

Al año siguiente de su juramento de lealtad fueron expulsados de Mogadiscio por una fuerza de 22.000 soldados de la Unión Africana.

Aunque han perdido bastiones, siguen vigentes en las partes más rurales y remotas de Somalia, donde llevan a cabo una guerra de guerrillas.

En octubre de 2017 un camión bomba estalló en un barrio popular de Mogadiscio y mató a 500 personas, el peor ataque hasta la fecha en la historia del país.


Las fuerzas aéreas estadounidenses por su parte llevan a cabo ataques regularmente contra los insurgentes. En los últimos dos años han matado a más de 800 personas, y la organización Amnistía Internacional ha denunciado que al menos 14 civiles han sido víctimas de esos ataques.

Los shebab también han demostrado su capacidad letal en la vecina Kenia. El 2 de abril de 2018, unos atacantes del grupo asaltaron la universidad de Garissa, en el noreste del país, y mataron a 148 personas. En 2013, otro ataque, esta vez en un centro comercial, dejó 67 muertos.

No hay comentarios: